Orange Bank: las Telco y su gran apuesta en el mundo financiero

Luego de comentar sobre casos interesantes como el de GoBank, una propuesta creada desde el Retail (Wallmart), o Klarna, el ícono ideal de lo que debería ser una Fintech… hoy les quiero presentar a otro potencial competidor en este acontecido mundo de los servicios financieros y que nace de un mercado sumamente interesante: las telecomunicaciones.

Hoy hablaremos de Orange Bank.

Orange es una empresa multinacional de telecomunicaciones, fundada en Francia, en 1991; brinda servicios en todo el mundo, posee 263 millones de clientes y emplea a más de 300 mil personas en todo el mundo. La compañía forma parte del índice bursátilEuro Stoxx 50.

En el mundo de las telecomunicaciones, Orange ha cosechado grandes éxitos; sin embargo, la empresa desde hace un tiempo busca explorar nuevos mercados y en dicha búsqueda dieron con lo que deseaban: entrar en el mundo financiero.

Y es que lo que se viene gestando desde 2015 ya tiene fecha de lanzamiento: 02 de noviembre. Luego de enésimas pruebas, Orange Bank es una realidad. En las próximas semanas comenzará a operar en Francia; posteriormente, el objetivo será llegar a España, en los meses posteriores.

Orange Bank tiene como objetivo generar ingresos superiores a los 400 millones de euros y llegar a más de 2 millones de usuarios, solo en Francia, en un año.

¿Qué ofrece?

Stéphane Richard, consejero delegado de Orange, ha dicho a la prensa que “Orange Bank será un servicio de banca totalmente móvil y más ágil. Ha sido concebido por expertos digitales y se ha enfocado en la experiencia del cliente”.

Los usuarios podrán hacer pagos desde su teléfono, realizar transferencias vía mensajes SMS, seguimiento de la cuenta en tiempo real, ver la ejecución de transacciones, suspender la tarjeta de crédito en tiempo real desde la aplicación con un “simple clic”, entre otras cosas. El cliente, asimismo, contará con un asistente virtual las 24 horas del día para resolver problemas. “El 100% de las transacciones e interacciones entre el cliente y el banco se podrán realizar por el móvil”, asegura Richard.

Otra particularidad es que Orange Bank no cobrará comisiones a los clientes ni en la tarjeta de débito ni en la cuenta al hacer pagos. De igual forma, la cuenta no requerirá ningún importe mínimo para ser abierta. No obstante, para acogerse a estas ventajas, el cliente deberá hacer un mínimo de tres pagos al mes con la tarjeta o a través de la propia aplicación de Orange Bank.

 ¿Funcionará?

Eso estará por verse. En las próximas semanas se hará el lanzamiento oficial y veremos cómo funciona el proyecto. Sin embargo, en Orange aseguran que llevan meses preparando a sus talentos para la entrada al mundo financiero (no se han quedado solo con el desarrollo técnico y digital), lo cual es un buen síntoma en este rubro. Ha habido un trabajo cultural dentro de la organización con el fin de alinear a todas las personas en un mismo objetivo.

Y, en definitiva, es un hecho relevante. La empresas de telecomunicaciones poseen un músculo económico y de inversión nada despreciable; además, de entrada, ya tienen en su radio de influencia una cantidad importante de usuarios, provenientes de su propio rubro, con lo cual pasan a ser competidores y jugadores protagónicos del sistema financiero.