Los obstáculos que enfrenta la Transformación Digital dentro de las empresas

Probablemente, todos los profesionales que lean esta entrada tengan una historia que contar sobre el tema. Porque, sin duda, la puesta en marcha de la Transformación Digital implica un proceso complejo y, en muchas ocasiones, intrincado.

No podemos olvidar, y sin ganas de exagerar, que estamos hablando de una nueva revolución, la cual está modificando los métodos, y la forma de pensar los negocios y el trabajo mismo. Por ende, es razonable que dicho proceso presente obstáculos relevantes.

A continuación, quiero presentar una primera lista sobre los obstáculos más frecuentes a los que se enfrente la implementación de Transformación Digital, dentro de las organizaciones:

1. Falta de inversión/visión en la implementación integral.

Uno de los obstáculos más comunes, a la hora de aplicar Transformación Digital, yace en la visión de implementarla de manera fragmentada. Se eligen solo a algunos departamentos que deberían agilizarse y digitalizarse. La mirada de la TD como método que se condiciona solo a los departamentos de tecnología y adyacentes es bastante problemática.

Segmentar la digitalización, así como los recursos (dinero y talentos) solo traerá pérdidas a la organización. La TD está pensada de forma integral, para que cada integrante de la organización se empodere y se proyecte como agente que brinda valor a la misma, desde su espacio.

2. Escepticismo: “mi organización no podrá transformarse”.

“Nuestros empleados no podrán transformarse”, “Nuestro negocio no necesita cambiar; ya nos va bien como estamos”, son, probablemente, algunas sentencias que ya habrán escuchado más de una vez. Estas premisas representan una mezcla muy dañina de exceso (rubro) y falta (talentos) de confianza.

Si bien el cambio hacia lo digital es complejo y a muchas personas les cuesta, no podemos subestimar a nuestros talentos. Todo lo contrario, debemos incentivarlos y buscar el discurso y los canales para hacer que se sumen a la tendencia. Para aplicar este tipo de metodologías, lo hemos dicho antes, se necesita valor. Él éxito no viene dado por el modelo mismo, como sucede con los métodos tradicionales; el éxito se obtiene mediante la toma de decisiones y la ejecución acciones críticas, que muchas veces no tienen antecedentes y, por ende, se basan en las ideas y el verdadero talento del equipo.

3. La Transformación inmediata.

Para emprender la Transformación Digital, las organizaciones, más que veloces, deben ser flexibles y asertivas. La digitalización está en continuo cambio; por ello, no se trata de una carrera, sino de un juego de previsiones.

Si bien la TD debe asumirse de forma integral; dicho proceso debe realizarse de forma organizada. La clave no está en el cuándo, sino en el cómo. El «Transition manager»debe tener mucho tino; debe manejar de forma efectiva la transformación.

Y, sobretodo, más que estimular la velocidad en el cambio, debe incentivar la flexibilidad en las personas; que sean capaces de desdoblarse de sus funciones tradicionales y ampliar la visión de sus competencias, como generadoras de valor a los objetivos del negocio.

4. Un detalle técnico: las excepciones.

La digitalización de los procesos debe mediar con un fantasma: las excepciones. En muchas organizaciones, amantes incólumes del papel, emplean este recurso para poder corregir errores o fallas de última hora, en el proceso mismo.

Cuando automatizamos procesos, uno de los problemas más críticos está en cómo resolver dichos imprevistos. ¿Cómo automatizar las respuestas al error? Para ello, las organizaciones deben organizar de forma asertiva y eficiente su «gestión de expectativas», y así atender los posibles contratiempos que pueda presentar el proceso.

Tenemos que incentivar a nuestros talentos a que piensen los procesos a la inversa: desde el error. Tratar de abarcar el abanico de posibilidades de los mismos y las respuestas que calzan para cada uno. Tarea compleja, valiente, pero no imposible.

Y, pues, este es un pequeño avance. Nace de mi experiencia personal. Hay muchos obstáculos más que, les prometo, iré repasando en otras entradas. Lo importante es que quise compartir con ustedes mi primera visión sobre el tema. Ahora, me encantaría conocer cuáles son los obstáculos que, ustedes han identificado, enfrenta la TD en sus organizaciones.

Un debate sobre este tema me parece maravilloso.