Foda: Fortalezas de la Banca Tradicional en su apuesta hacia la Transformación Digital

Sin duda, el concepto del momento es el de “Transformación Digital”. Las organizaciones han comenzado, desde hace ya un tiempo, a replantearse su presente con miras a un futuro sostenible y la TD juega un rol protagónico en ello.

El sistema financiero no escapa a estas nuevas exigencias. En entradas anteriores hemos presentado distintos modelos y propuestas de bancos chilenos de cara a asumir y poner en práctica, dentro de sus organizaciones, todos los planteamientos de la Transformación Digital.

Asimismo, cada día se hace más común leer noticias, artículos, ensayos sobre cómo las Fintech se vuelven más competitivas. Nadie duda que estos emprendimientos han revolucionado el mercado.

También se ha hecho común leer sobre la poca eficacia de la banca tradicional a la hora de enfrentarse a las Fintech; lo difícil que se le hace adaptarse a los cambios, su exceso de confianza, entre otros aspectos.

Es por ello que he decidido dedicar mis próximas entradas a desarrollar un análisis FODA de la banca tradicional y sus esfuerzos por participar de la Transformación Digital. En esta oportunidad, comenzaré con las fortalezas.

Fortalezas de la banca tradicional.

A). Tasa de Endeudamiento.

La banca tradicional sigue siendo la opción primaria para los usuarios a la hora de buscar préstamos, créditos o cualquier tipo de subvención. Hay una alta credibilidad y confianza en las transacciones de este estilo, por lo cual, las tasas y opciones de endeudamiento, siguen siendo un nicho importantísimo para estas organizaciones.

B). Empleabilidad.

Los bancos tradicionales siguen siendo organizaciones poderosas y de gran importancia en el mundo entero. Poseen grandes capitales y manejan negocios de relevancia. Es por ello que cuentan con grandes capitales humanos. Dentro de los bancos hay un significativo número de talentos lo cual facilita la buena labor y funcionamiento de la organización.

Para los emprendimientos, en cambio, la variable empleabilidad y retención de talento siempre ha sido uno de sus puntos débiles.

C). Se pueden hacer Negocios.

La banca tradicional cuanta con gran credibilidad y confianza. Por ello, siempre se presenta como una opción viable y protagónica para la gestación de negocios e inversiones de diferentes rubros.

D). Regulación: Casa Ordenada.

Una de las variables que la banca tradicional atiende con mayor énfasis es la relacionada con las regulaciones. Los bancos se preocupan por siempre cumplir con las normativas que imperan en el momento (frenéticamente cambiantes). Antes que nada, se aseguran de tener la casa ordenada.

E). Inquietud en la Transformación Digital.

La banca tradicional no está divorciada de la Transformación Digital; todo lo contrario. Se evidencia preocupación e interés en asumir el reto. Ejemplos como los de Banco de Chile, Bci y BBVA dan testimonio de las acciones que las organizaciones están emprendimiento para innovar sus procesos, productos y el negocio mismo.

F). Interés en agilizar los procesos.

Si bien la dinámica de trabajo y los procesos, dentro de la banca tradicional, son lentos e intrincados, hay que reconocer que cada día se nota más el interés en mejorar estos aspectos. La banca tradicional se está dando cuenta que es condición primordial, para ajustarse al presente y prevalecer en el futuro, replantearse sus procesos y dinámicas.

Metodologías ágiles como Scrum o kanban son nociones que se comienzan a escuchar dentro de los bancos y ese es un factor alentador.