Bizum: un ejemplo ágil y exitoso de integración entre organizaciones

Cuando hablamos de las metodología ágiles y su implicación en las organizaciones, generalmente nos enfocamos en lo que éstas dejan de hacer; ponemos el foco en sus inconsistencias y errores. Este ejercicio se intensifica, además, cuando comparamos las acciones de la banca con la de sus nuevos competidores: las Fintech, organizaciones pequeñas pero altamente efectivas que centran su trabajo en brindar soluciones rápidas y asertivas a los usuarios.

Siempre se dice que el presente está dejando a los bancos atrás, que se ha revelado el inmenso elefante que está detrás de su gestión; sin embargo, este tipo de juicios, del cual incluso yo he participado, no pueden ser lapidarios. Porque, la banca sí lo está intentado y hay que hacer justicia a sus esfuerzos. Sin duda, hay mucho por hacer, pero no se puede negar que cada día, dentro de estas organizaciones, el interés por generar y gestionar soluciones en pro de los usuarios no hace más que crecer.

Por eso, he querido aprovechar esta entrada para hablar de un gran acierto que se le debe conceder a la banca, específicamente la española: BIZUM.

Bizum es una solución de pagos instantáneos entre particulares a través del teléfono celular. ¿Su particularidad? Esta aplicación cuenta con el apoyo de más de 16 bancos en España y desde su lanzamiento, a finales de 2016, ya cuenta con 500.000 usuarios y se estima que esta cifra aumente al millón de personas, según su consejero delegado, Ángel Nigorra.

«Queremos convertirnos en el instrumento de pago preferido de los consumidores españoles; que ‘hacer un Bizum’ sea algo cotidiano para ellos», Ángel Nigorra.

Sin duda, Bizum es un caso donde la gestión ágil, la vinculación entre organizaciones (del mismo rubro y ajenas) se orienta en un objetivo común que proporciona beneficios para todos.

En su lanzamiento Bizum solo tiene una utilidad: hacer transferencias entre usuarios. La ventaja entre los traspasos hechos mediante Bizum y los realizados mediante los métodos habituales es que en este caso las transferencias son siempre instantáneas, siempre que el destinatario ya esté dado de alta en Bizum.

Las transferencias entre particulares ya disponibles se pueden hacer desde móviles Android e iOS. En el futuro, para poder pagar en tiendas con Bizum será necesario un móvil con NFC integrado, aunque es probable que algunos bancos recurran a pegatinas NFC para que puedan acceder a esa opción usuarios que no tengan un móvil con NFC.

¿Y la seguridad?

Bizum está integrado en la aplicación móvil de cada banco, por lo que la calidad será la misma que la de esas apps. Igualmente, primero necesitamos las credenciales de banca online para poder acceder y luego un PIN para validar cada operación, que además se verifica mediante un SMS enviado al número de teléfono asociado.

¿Es realmente un avance?

Sí.

Bizum no es una aplicación inédita en el mercado. Sin embargo, su novedad yace en haber conseguido la integración de más de dos decenas de organizaciones de gran espectro. Asimismo, hay que reconocer que esta aplicación, nacida desde el centro de la banca tradicional, podrá competir muy bien con otros sistemas de pago de empresas ágiles y poderosas, como Apple Pay, Samsung Pay, Google Pay, entre otras.

Asimismo, tiene una gran ventaja –y, de hecho, es un tema con el que todas las Fintech, llegado su momento, deberán lidiar–: la seguridad. Bizum resuelve este asunto muy bien al integrarse con las aplicaciones móviles de los propios bancos y todos sus sistemas de protección. Esto punto, sin duda, es uno de los más atractivos.

En definitiva, Bizum es una buena noticia para la banca en general. Esta aplicación está brindado un antecedente interesante sobre los beneficios que pueden proveer las metodologías ágiles y la integración entre organizaciones. Asimismo, sirve de caso de estudio para nuestros bancos nacionales: les brinda alternativas. Porque definitivamente la banca sí puede actualizarse y jugar un papel relevante e innovador… ¿Qué se necesita? Decisión, voluntad y trabajo.